Mi muy querida ciudad de Nueva York:

10:15


Han pasado ya nueve meses pero vuelve a ser martes y me acuerdo de ti. Te voy dibujando poco a poco en mi mente hasta que creo tener cada trazo en su sitio. Son muchos los recuerdos que creaste en mi y muchos otros los que se quedaron allí, contigo.

Me acuerdo de cada esquina que te delimita con el mar, de cada cara que me proporcionó bienestar y alegría, de cada sonrisa y carcajada que conseguiste extraer de mi. De tu olor a grandeza y esperanza, de tu alboroto e impuntualidad, de tus días de sol calurosos y tus días nublados con lluvia. De tus paseos, fiestas, avenidas, ruidos...
Me acuerdo de tus ganas por tenerme, de tus taxis y de tu pícara sonrisa.
Me acuerdo de tus canciones, tus semáforos, tus secretos...
Me acuerdo mucho del permiso que dejaste en el aire de Manhattan aquella noche de martes y de todo lo que aquella brisa desató.
Me acuerdo con demasiada frecuencia de lo magnífica que eres y de lo difícil que es no echarte en falta.

Pd: no olvides aquellos gestos que eran nuestros...

You Might Also Like

0 pegote(s) de tinta.

Popular Posts