Ojalá.


Me senté a tu lado.

Me mirabas.

Reíamos.

Compartimos recuerdos y sueños aún no cumplidos.

El viento golpeaba nuestras mejillas y la lluvia tibia del verano ni siquiera la sentíamos.

Me besaste.

Me quisiste.

Juntos.

Estudio de danza.

Una cara, una cara triste y frustrada por algo que no iba bien. Una cara que conversaba con otra cara, llena de arrugas, que mostraba un gesto veterano y comprensivo:

-"¿Por qué? ¿Por qué si jamás lo hago bien? El público aplaude por cortesía a mi profesor, al prestigio de la academia no porque yo guste lo más mínimo. Todos me eclipsan, nunca soy yo la que reluce. ¿De verdad crees que merece la pena que lo intente?"

No entendí del todo la respuesta de aquel hombre debido al traqueteo de los vagones pero le dijo que quería, que necesitaba que lo intentase. Se lo dijo sin pensarlo dos veces y con una voz bastante entera. No hablaba para mi, claro está, pero los consejos que le daba a aquella joven tuve que tomármelos como algo personal. No seguí escuchando.
Y dos días después vi la cara de nuevo, unida a un precioso cuerpo adornado con un tutú y cintas de color rosa. La expresión ese día era bonita y elegante, como si aquel agujero de hace dos días hubiera sanado por completo.
Fui a ver el teatro, me regalaron entradas. Ese hombre debía saber mucho sobre ballet y debió ver algo especial en ella. Lo hizo fantásticamente bien, aquella tarde brillaba como pocas veces he visto brillar a esas muñequitas sobre un escenario. Es que parecen tan frágiles...

Donde nadie me encuentre.


Aunque me sigas desde lejos, huyendo sin caminar.


Aunque me obstruyas por momentos, agilices mi músculo cardíaco, e intentes que sea yo, como antes.


Quizá borre tus pisadas, pero solo a medias, por si luego soy yo quien te sigue.


Puede que me esté replanteando si de verdad te estoy minimizando en aquello que llamo memoria o si solo intento engañarme.


Llevo días viviendo deprisa, para que el tiempo del que tu hablas se esfume del todo.


Y llévate TODO, por si luego quieres volver y no estoy aquí para recibirte.

A ritmo de reggae.

¿Lo notas? ¿Lo has notado? Eran mis mejillas que se ensanchaban. Perdona, es que he sonreido.


No necesito escuchar canciones que me vuelvan a hacer partícipe de nuestros mejores momentos, pero aquella sonaba el último día de aquellos días y la hicimos nuestra inevitablemente. 
Ahora suena, y tan rápido me hace volar como aterrizar de nuevo en la realidad, que sería como volver a la vida si estuvieses aquí...

Adrián :)

Gotas

Primero, siempre seis minutos de agua muy fría;

luego tres minutos de agua muy caliente.

El jabón lo echaba siempre en el último instante y era el momento más agradable.

No sé que tiene compartir bañera durante sesenta minutos con alguien, pero es como si conocieras más a esa persona.

Como si el agua te transportara parte de sus secretos, de sus miedos, y rozar involuntariamente su piel te permitiese entrar en su esencia más absoluta.

París, je t'aime.


De tanto comportarse como un hombre enamorado, volvió a enamorarse.
Y cuando ella fallecíó en sus brazos esa noche él éntró en un coma emocional del que nunca volvió a salir.
Aún hoy, despues de tanto tiempo, se le encoje el corazón cada vez que ve a una mujer envuelta en un chaquetón rojo.

Las ocho y diez.

Quizá no sea el momento.

Ni el lugar.

Ni siquiera la persona idónea.

Puede que pases media vida buscando ese instante.

Que creas que ha llegado, pero no. aún no.

O que sigas buscando cuando en realidad lo tienes delante.

Y si es así ¿seré capaz de darme cuenta?

Tormenta de verano.

Se nubla el cielo queriendo aparentar seriedad.
Parecía que el sol había salido meses atrás sin intención de esconderse nunca; pero hoy, a pesar de que éste brilla con fuerza, sólo veo nubarrones. Y... con tantas nubes en el cielo es imposible que las mariposas vuelen,  
¿lo entiendes?

A.C
Os recuerdo que la vida dura dos días y uno de ellos está lloviendo.


¿Qué no doy yo por ti? Creo que no me equivoco al decir que hemos pasado TODO. Que hemos llorado, reido, discutido... Pero sé que quiero que se acabe el mundo y que se acabe frente a ti. Puede que no sea perfecta, pero sé que como yo te quiero nadie lo hace. Sensaciones como la de mirarte y saber que.. NADIE COMO TÚ.  Lo bonito es que no sé como describirlo.
 
SUENA FUERTE.

Lo bueno NUNCA acaba si hay algo que te lo recuerde.

own
Esa inmensa pared estaba repleta de fotografías.
-¿Quiénes son?
+Mis perlas.
-¿Hay energía en ellas verdad?
+Mucha. Son esas energías de las que te hablé. Con el tiempo algunas perlas pasan a ser diamantes.
Un diamante, para que me entiendas, es una de esas personas que se hace tan básica y tan importante en tu vida que parece creada únicamente para ti.
-Y... ¿ella es una perla?
+No.

Ella es un diamante en bruto.



¡pero dime ven!

Una sencilla virtud.


- ¿Y cómo me ves tú a mi?
- Como un misterio.
- Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
- No es un cumplido. Es una amenaza.
- ¿Y eso?
- Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden.
- A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro, al ver lo que escondo.
- A lo mejor me sorprendo. Y tú también.


Juanmi


Popular Posts