...que los minutos de silencio sea porque estemos besando.

22:36

Hoy escribo con rabia de color blanco congelado como la nieve, solo porque no estás aquí. Te echo de menos. Muchísimo de menos. Escribo por necesidad rompiendo a llorar hacia dentro, mordiendo cada segundo, lanzando gritos ahogados con tu nombre como referencia... Me muero de ganas por tocarte, por acariciar tu mejilla izquierda a la vez que te doy un beso cálido y suave, y después inundarme en tus ojos, profundos, ansiosos por hablar y porque la luna que nos esté gobernando en ese momento deje de centrarse en mi y te empape durante el tiempo (ojalá infinito) que tardes en recorrerme.
Hoy estallo en sonrisas recordando todo como si nunca hubiera pasado, como si aún fuera el sueño que una vez tuve aquella tarde de lluvia, no, no dejas de doler cuando estás lejos, de hecho cada vez es peor. Vivo con la necesidad casi continua de decirme que no me equivoqué, que la conexión era real, que todavía hoy y espero de corazón que siempre, cuando te acuerdas de mi te siento tan cerca que me asusto, así, si, recordándome a cada ratito que no te has ido, que jamás lo harás y que si en algún momento de mi vida tengo la terrible idea de olvidarte, justo en el instante anterior a desaparecer volverás a pellizcarme devolviéndome a la realidad, a esta nuestra perfecta realidad.


You Might Also Like

0 pegote(s) de tinta.

Popular Posts