Página 5 de 365.

14:00

Creo que ya es hablar por hablar, lo de explotar de felicidad resulta bastante pedante últimamente. El momento en el que formo(amos) parte de las luces de Navidad que van oscureciendo poco a poco las horas, y respiro contigo. Respirar, al fin. Sentir que, aún sin saber cuál es el camino correcto, no viajo desencaminada, sola, triste, hundida, gris. Nadie ha superado estos sentimientos y jamás nadie lo hará, nadie podrá crear la copia barata de todo esto. Morder la copiosidad de la nada. Rendir cuentas con las baldosas que voy pisando prometiendo a cada paso un beso más, una caricia más, un abrazo más, un regalo más... Éxtasis de algo similar a disolución de felicidad con sal o azúcar. Y a estas alturas lo más lógico es llegar a la conclusión de que lo sexy no son los labios en sí, sino su conversación y sus ansias de no sentirse solos nunca más.

You Might Also Like

0 pegote(s) de tinta.

Popular Posts