Si me sueltas entre tanto viento, ¿cómo voy a continuar?

0:00


Necesidad. No sé de qué, quizá de que explote el mundo o de que se colisione el tiempo en una burbuja de aire. Necesidad. Sobre todo de ti, de tu piel y de amanecer contigo.
El dolor de algunos días es tan intenso que no sabría ni como describirlo. Pero da igual, no es más que un cúmulo de sentimientos horribles, recuerdos que golpean hasta hacerme temblar. Si, de verdad. Tu sonrisa... cuánto daño hace a ratos. Voy a destrozar tu recuerdo de estos días en pedacitos de papel, luego voy a soplar sobre ellos para que no se confundan con el cielo. Ese cielo que debe existir pero que yo últimamente suelo imaginar. Si de algo estoy segura es de todo el amor mutuo que no va a dejar que el exterior venza nada. Así que bésame ahora y dejemos para nunca lo de siempre. Alguna vez leí no se ya muy bien donde: Romper a reír y romper a llorar. Y que merecía la pena hacerse añicos por esos dos sentimientos y los dos nos hemos roto demasiadas veces en pocos días y sabes que odio la música en los momentos rotos, y también sabes que adoro la música, así que no dejaré que exista imperfección. Pero bastará con una noche para fundirnos de nuevo, te lo prometo.
El origen de los no problemas, el montón de cosas que somos y que seremos capaces de ser y algunas cosas más, ¿cómo decir que no? ¿te acuerdas? Aquellos días que hicimos tan especiales... No hay una excesiva exigencia, solo la cámara de fotos, la necesidad de un beso detrás de cada sonrisa, nuestro afán por dejar todo inmortalizado con esa cámara, bueno más bien, mi afán y comer chocolate a las 4 de la mañana. Puedo hacerte ver, si me dejas, que esto es la mejor versión de una historia que jamás será escrita por nadie, ni siquiera por mi. Me juego el todo por el todo aunque sé que alguna vez fui un rayo y no te supe esperar, Perdóname.

Siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro.

You Might Also Like

0 pegote(s) de tinta.

Popular Posts