Vamos a bailar entre las sábanas y a olvidar que somos esclavos del reloj.

18:04



Azul. Llevo azul en las uñas, como si alguien fuera a fijarse en eso. Me voy de ese diciembre tranquila, sabiendo de antemano que este 2012 será una de las mejores cosas que me han podido regalar, pero no lo quiero sin él. Porque... ¿no os fascinan esas cosas que no os esperabais y que son exactamente lo que ibais buscando? A mi si. La grandeza de un amor completamente paralelo al resto. Hablo de él como si fuera a consumirse en este mismo instante, y perdonad mi osadía pero tengo a la mejor persona del mundo a mi lado.
Miro fijamente al techo de mi habitación desde la cama y llueve a oscuras. Y te imagino conmigo bajo la inmensidad de tu paraguas, abrazados, juntos. La oscuridad de hoy me pesa, no veas cuánto. El tiempo ha vuelto a hacer de las suyas, y eso me mata. Aunque me quedaré con aquello que dibujaron las diminutas partículas de arena pegadas en las plantas de mis pequeños pies en esa playa que no llegamos a pisar. Lo que descubrimos con el frío y la música de noviembre. Cuando el frío la hizo tan grande que parecía que nos iba a ahogar y rompimos a reír. Yo desde mi habitación me embriago de tristeza y felicidad al ver que las diminutas gotitas se resbalan por el cristal de mi ventana. Y sonrío. Ya quedaron atrás los días de calor, de preocupaciones, de libertad estival. Ahora la lluvia nos trae responsabilidad y nos aleja, parcialmente, de la locura. Confieso que nunca había tenido tantas ganas de que llegaran los días de frío y cielos grises como ahora, como hoy. El frío se lleva los días de sol con él pero nos deja noches de pasiones sin gravedad en tu colchón, entre tus sábanas. Hacer magia con el frío. Estoy deseando volver a salir y ponerme mis bufandas y abrigos, de que se me hiele la mano en tu mano. Ganas de mojarme bajo esa lluvia por haber olvidado el paraguas en casa y saltar en cada uno de los charcos de Madrid. Qué estupendo Madrid cuando llueve. Y los abrazos que somos capaces de darnos en cualquier calle. Los besos en las grandes avenidas por las que cientos de coches pasan veloces a nuestro lado y no reparan en nuestros besos. Conseguir ser invisibles por un eterno y efímero instante. ¿Dónde estabas todo este tiempo atrás?
Cuídame aunque no te lo pida y mientras todo ocurre, solo quiéreme. Un ratito solo, porfi. Y el ratito son 5 horas.

You Might Also Like

1 pegote(s) de tinta.

  1. Buen día

    Mi nombre es Camila y administro un directorio web/blog gratuito.

    Me gustaría contar con su sitio en mi directorio, y de ese modo difundir nuestros sites a cambio solo pido un enlace a mi página de Peliculon Online , ¿Qué le parece la idea?
    Sería genial poder hacer un intercambio de enlaces.

    Quedo a la espera su respuesta.
    Un beso! y SueRte con su site!

    camitorres20@gmail.com
    Camila Torres

    ResponderEliminar

Popular Posts