Confesiones en diciembre.

13:23

Puedes estar bien seguro de que no había nada que me apeteciera más en esa noche que sentarme a tu lado a ver como salía el sol. Puedes estar bien seguro de que nada me apetecía más que besarte allí mismo, acompañados de nadie y del viento del invierno. Pero también puedes estar bien seguro de que nunca te juraré que eso es cierto, porque apenas soy una rama más en tu árbol de navidad y sinceramente, no voy a intentar arrancarte algo más que una sonrisa, aunque me muera de ganas por ello.
He abierto los ojos después de haber imaginado todo esto y he susurrado: "¿No ves que si hemos perdido hemos ganado historias que contar? Y recuerda que si caímos en picado es porque a veces fuimos nubes con la mente".

You Might Also Like

0 pegote(s) de tinta.

Popular Posts