Me llaman Otoño desde que solo hablo de ti.

22:18



Y fue en ese momento en el que me decidí a que contaría historias sin palabras, que recogería los latidos de los corazones que pisasen las calles mojadas de Madrid. Decidí que con mi cámara robaría el mundo, o algo mucho mejor que el mundo: sus luces. Con mi cámara contaria historias que no se pudieran entender, que con solo prestarles un mínimo de atención se pudieran convertir en magia. Y lo hice. Aprendí a llenar de magia los rincones más tristes. A bailar con los colores que el caprichoso sol tornaba en tonos dorados al atardecer. Aprendí a hacer de una vieja y usada cámara mi mundo, y de mi mundo un torbellino de flashes. Aprendí a volar entre miles de negativos, entre las luces rojas de su pequeño estudio. Pero nunca he levantado los pies del suelo. Nunca he cambiado la fotografía por lo que realmente amo más en el mundo: mi viejo colchón sobre el que, mi espalda desnuda enmarcaba la mejor fotografía que jamás quise tomar.

You Might Also Like

4 pegote(s) de tinta.

  1. Estaria encantaa de ver todas esas fotografias!
    muchos besiitos

    ResponderEliminar
  2. Super bonito♥
    Me encanta como te expresas :$

    ResponderEliminar
  3. No me esperaba ni de broma ese giro al final. Ni de coña pensaría que todo el texto hablando de fotografía acabaría haciendo una alusión a algo (espero pensar lo mismo que piensas tú) tan bonito. Precioso

    ResponderEliminar
  4. me alegra saber que se entiende :)
    gracias!

    ResponderEliminar

Popular Posts